Cumpleaños en la UH con sabor a China

Por SISI

Sisi escribe a sus amistades cómo le va la vida

Sisi escribe a sus amistades cómo le va la vida

Ayer tenía que hacer la rematrícula en la UH, mal día, porque el cumpleaños de una no es para estar haciendo trámites y papeles, pero era el día que me tocaba según mi número de carnet de estudiante. OK, fui para allá, y me encuentro que como la Facultad a Distancia comparte edificio con la facultad de estudiantes “de allá”, sacaron a la Facultad a Distancia para que no jineteemos ni molestemos a esos compañeritos que nos hacen el favor de estudiar aquí pagando más o menos la cuarta parte de lo que les costaría “allá.” Para que se lleven una idea, les hago un resumen de los carteles que me encontré en el mural:

“Nos mudamos para 23 y 24. Las guías del curso las tenemos, pero no tenemos papel para imprimir, más adelante se las daremos digitales. Por cierto, no tenemos dónde pasarles la información digital, manténganse al tanto. Ah, lo olvidaba, ¿se acuerdan de la opción de la biblioteca circulante, gracias a la cual estudiaban para las pruebas? Bueno, les informamos que ya no habrá más biblioteca. Estamos regalando los libros, los que no se hayan llevado el día 26 los vamos a quemar porque no hay dónde ponerlos (esto fue un añadido de las bibliotecarias, no lo decía en verdad en los carteles). Feliz inicio de curso.”

Bien, me inscribí, sin la guía de curso a mano. ¿Qué significa eso? Que al no tener la guía de curso, no sé cuándo son las pruebas de cada asignatura, y si me inscribí en dos asignaturas que coincidan, una de las dos la pierdo, lo que equivale a perder una oportunidad con esa asignatura (sólo tengo 4 oportunidades con cada una). Otra preocupación latente es el asunto de que en cuanto empiezan las mudanzas se pierden las notas, pero no puedo pedir mi resumen académico hasta después del 26, eso me da mala espina. Oremos al Señor.

Bueno, yo que tenía planeado buscar un regalo para mi hijo en el Vedado (su cumple es hoy) tuve que salir corriendo para 23 y 24. Allí me encontré con que los libros no cabían en mi pequeña bolsa, así que rescaté 43 libros de la carrera de historia, atados con soguitas. Aun así me falta más de la mitad del material de estudio, pero algo es mejor que nada. Personas con un carnet menor, que lo supieron antes que yo, habían desvalijado ya los mejores libros, como la enciclopedia de filosofía de Rita M. Buch, y los más importantes, como historia de Cuba, pero al menos me queda el consuelo de que hay libros a salvo, porque me fui de allí con el corazón destrozado por los que se quedaban, futuro pasto de las llamas, para ponernos bien cursis.

Lo malo de esto es que ustedes conocen mi estado de salud, tan bueno como el de los zapadores de Chernobil, así que el mero esfuerzo de sacar los 43 libros hasta la acera de 23 para montarlos en una máquina fue suficiente para desbaratarme. El tipo del carro me miró como si estuviera loca, y me limité a decirle: “No me mire así, que para el año próximo aprendo a manejar, porque el estudio en este país cada vez pinta peor.” Bueno, cuando me bajé me deseó que sacara cien en todo, y yo pensando que deberían regalarme el título nada más que por salvar esos libros.

Cuando me vi en Galiano me sentí incapaz de cargar todo eso, así que me paré junto a un público y llamé a mi baticueva para que mi esposo fuera a rescatarme. En lo que mi raudo y veloz esposo se levantaba, se lavaba, se peinaba y acudía en mi rescate, todo el que pasó por Galiano me miró como si estuviera loca, porque era obvio que librera no soy. Después me di cuenta de que el libro que quedaba arriba era Antropología Social y era lógico que me miraran así, pero el que estaba más abajo era Breve Historia de la Revolución Cubana, así que desistí de la idea de cambiarlos. Mejor que la tomen a una por loca.

Como ven, uno no debe desesperar, porque siempre hay un cumpleaños planificado para que no podamos aburrirnos. Como decía una antigua maldición china: “Ojalá que tu vida sea interesante.”

Un beso a todos y suerte con sus cumpleaños.

Deja un comentario

Your email address will not be published.