Mar 31

Breve Compendio de la existencia cronológica del Libro de los Pazyryk o Libro de los Mineros

Por Víctor Hugo Pérez Gallo

«Livre ouvert» de Trisku - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons

«Livre ouvert» de Trisku – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons

He hallado algunos de estos interesantes datos en un incunable, titulado con el curioso nombre de Compendio de libros de magia negra y heréticos del orbe3, descubierto casualmente cuando indagaba por el Index librorum prohibitorum, edición El Vaticano, de 1948. Por lo que pude determinar, es indudable que en la antigüedad El libro de los Mineros fue un libro bastante notorio entre los seguidores de ciertos ritos oscuros o practicantes de magia negra, aunque estoy seguro que muchos nunca lo llegaron a ver, solo trabajaron con referencias suyas, con copias apócrifas. Allí se menciona un ejemplar guardado con celo en el Archivo Secreto Vaticano, consistente en un grimorio de tapas oscuras y gruesas, encadenado a una sola mesa con un inmenso candado cuya llave en forma de cruz gnóstica (Anj copto) cuelga siempre del cuello del Papa reinante; si cualquiera mira con detenimiento las pinturas de los Papas elegidos en los últimos dos mil años, se ve claramente la llave dorada acompañando a la tiara y formando parte de la iconografía del escudo papal, ¿Qué secretos guarda ese libro? ¿Qué horribles abismos puede abrir? ¿Qué horribles verdades nos dirían a la humanidad? Nunca lo sabremos. Lo tuve en mis manos una sola vez y no puedo recordarlo sin estremecerme, un tomo polvoriento, rasposo, agrietado, la portada hecha de una piel basta, escrito el título en caracteres cirílicos a relieve y medio desencuadernado. Aquella última tarde de invierno solo pude hojearlo brevemente, una simple ojeada antes de su desaparición. Apenas trascribí unas pocas páginas pero sé que el mal estaba allí: era un sentimiento casi físico, punzante y doy gracias que alguien lo haya robado, espero que también destruido, si es que el conocimiento oscuro se puede asolar. Cuando lo toqué por primera vez sentí que la piel se retorcía bajo mis manos, perdí la fuerza cuando lo levanté a la luz, de un momento a otro su peso descomunal me iba a hacer caer de rodillas. Lo puse en la mesa y le di la espalda. Una especie de huida, supongo. Pero ahora está extraviado. Espero que para siempre. De todas formas quiero saber: ¿cuál es el origen del libro maldito? He investigado. Dejo plasmadas aquí mis cortas impresiones.

El término Пазырыкes es intraducible, pero mi amigo, el Catedrático Mario Andrés, filólogo especializado en antiguas lenguas eslavas, dice que podemos acercarnos a él como el nombre que le daban a un antiguo pueblo nómada y pastoril, que vivió cerca de lo que actualmente es la ciudad de Novosibirsk, en los montes Altái y del que Herodoto habló en sus libros. Aunque está escrito en un alfabeto glagolítico se puede decir que sus miembros eran pastores guerreros que, de repente, según los arqueólogos soviéticos, tuvieron un salto en su evolución y desarrollaron una sofisticada fragua del hierro en medio de la Edad de Bronce, hecho insólito en esa remota época. Una de sus actividades económicas principales era la minería, por lo que el nombre de su etnia podría traducirse como “los progenitores de la mina” o “padre de los mineros”. Lo curioso es que este salto evolutivo fue de repente, como si alguien o algo, les hubiera enseñado técnicas metalúrgicas sofisticadas, sus armas y herramientas tenían un perfeccionamiento superior al de las tribus colindantes. En sus tumbas se han hallado agujas de tatuar que se podrían usar hoy en día por su fineza. Se comenta que los ritos y deidades cuyos cultos están contenidos en el terrible Libro de los Mineros eran parte fundamental de su religión. Le he seguido el rastro al libro desde la más remota antigüedad hallando muchas huellas sobre su existencia y sobre su uso en las más disímiles fuentes. He tratado de construir una cronología del libro, pero los datos recogidos son equívocos respecto a las fechas y se contradicen no pocas veces, por tanto los tiempos expuestos aquí son tentativos ya que no están especificados en los textos donde hallé los comentarios, han sido de suma ayuda para completar los datos la Enciclopedia Británica, la excelente edición de 1911; La magia suprema negra, roja e infernal de los caldeos y de los egipcios, de Sufurino, Roma, 1910; Sommerfeld: Bemerkungenzur Dialektgliederung Altakkadisch, Assyrischund Babylonisch. In: Alter Orientund Altes Testament, Magderburg, 1919 y Babylonian influencia on The Biblia and popular creencia: “Tĕhôm and Tiâmat”, “hades and satán”: a comparative Study of Genesis de Palmer, Abram Smythe, 1887. He comentado algunos de los fragmentos basándome en otras fuentes modernas. Las he resumido y cito a continuación:

– 627 a. C. Mencionado en el poema épico Enûma Elish escrito en una de las tablillas de caracteres cuneiformes halladas por los arqueólogos en los restos de la Biblioteca de Asurbanipal. Llamado en el poema Libro de los mineros de la locura o Libro de los extractores de la demencia según la traducción del acadio. Allí se describe como Sargón de Akkad, en una de sus incursiones al norte, lo robó de una de las tribus que vivían “donde nunca se ve el sol” y lo trajo a su ciudad de Akkad. En la batalla de Uruk (aproximadamente hacia el año 2271 a. C.) Sargón venció al ejército de Lugalzagesi, pasando a dominar el territorio de lo que hoy conocemos como Mesopotamia. Se menciona la prohibición de leerlo en voz alta en lugares públicos y el libre acceso a sus páginas, exceptuando el mago principal de la corte (murió en la hoguera), o el astrólogo del Rey (luego decapitado por la guardia real). Según el poema épico los textos que contiene el libro los transcribió de una lengua extinta al acadio un oscuro sacerdote llamado Akki, descrito en las leyendas como el preceptor del futuro rey Sargón, también llamado Sharrum-kin, “rey verdadero”. Se dice que Akki pasó cuarenta días y cuarenta noches en el desierto mesopotámico y que el mismo Kingu, dueño de las tabletas del destino, se lo dictó para que los hombres tuvieran un arma para derrotar a los dioses y una puerta a otros universos. Cuenta el poema que Kingu fue castigado con la muerte y desangrado sobre la arena (en otras interpretaciones se dice que su sangre fue el origen de una nueva raza de hombres). Akki fue tragado por un pozo ciego de una de las inmensas ciudades destruidas por las guerras entre los señores divinos. En otras versiones encontradas se describe su muerte en la ciudad de Makoraba (que después se llamó La Meca) devorado por unos fuegos que surgieron de improviso del subsuelo.

– 400. d. C .Robado de la inmensa biblioteca de la famosa filósofa Hypatia por Cirilo de Alejandría, durante los disturbios en la ciudad que ocasionaron el asesinato de esta por parte de las turbas cristianas. Cirilo, patriarca de Alejandría (376-444), según sus memorias, lo había estado buscando durante mucho tiempo. Conocía que Novaciano lo había tenido en su poder por lo que quemó y saqueó las iglesias fundadas por los partidarios de las enseñanzas de este buscando el texto sagrado. Se supone que allí fortaleció su concepto teológico de la Madre de Dios. Según otros pasajes se rumora que luego de robarlo le encomendó a sus amanuenses transcribir tres copias, aunque lo considerada un texto herético ¿?. Es notorio que dos de los escribas terminaron locos y el tercero se suicidó.

– 622 d. C (año 1 de la hégira) Abu l-Qasim Muhammad ibn, más conocido en el mundo occidental como Mahoma, lo menciona en uno de sus primeros escritos como un libro maldito, origen de las invocaciones a Djinn y Efrits, genios superiores a los humanos por provenir de la misma respiración de aquel cuyo nombre no debe ser mencionado en vano(se debe señalar que estos son espíritus malignos paganos, pre islámicos, anteriores a la Kaaba, anteriores al Corán, no convertidos al islamismo por Mahoma).

– 721 d. C. Libro prohibido por Beda, el venerable, en su Historia eclesiástica del pueblo de los Anglos, más conocida por Historia ecclesiastica gentis Anglorum. Según Beda los invasores que venían del norte (Pictos) se convertían en lobos y osos con la ayuda de conjuros y devoraban a los cristianos y lo quemaban todo. Sus sacerdotes se ponían en cualquier elevación antes de las batallas y comenzaban a leer el maldito libro, “y era como el chirriar del aceite, el terrible viento del sur y el aullido del lobo solitario”. Beda, el virtuoso, recomendaba degollar a los sacerdotes paganos y quemar el libro donde fuera hallado. Además suplicaba que destruyeran las piedras con inscripciones ogámicas, que no eran más que duplicaciones de conjuros malignos, donde el nombre de cada letra corresponde a un árbol siendo uno de los orígenes de las religiones druídicas. Por último decía en su De Temporum Ratione que muchas de las invocaciones y formulas del libro estaban escritas en kennigar formando dróttkvætt, por lo que solo los iniciados en artes necrománticas paganas podían usar sus conjuros.

-870 d. C. Traducido al árabe clásico por Al-Bujari, filósofo árabe que dedicó su vida a recoger las tradiciones orales sobre su profeta Mahoma y que los compiló en los Hadit, uno de los libros prohibidos por la Iglesia Católica y que los fieles musulmanes consideran parte de sus textos sagrados. Se considera perdida esta traducción, aunque se especula que en la actualidad queda un ejemplar en la Biblioteca de Echmiadzin, el monasterio donde tiene su archivo el Papa de la Iglesia Católica de Armenia.

– 1370 d.C. Destruido en la hoguera por Gregorio XI, amante de los libros, un ejemplar manuscrito con las tapas negras, escrito en latín, traducido del árabe por Juan Hispalense, de la escuela de traductores de Toledo. Lo había hallado en la Biblioteca de la Sorbona cuando buscaba Laelius, sive De amicitia de Cicerón.

– 1600. Mencionado en una de las fórmulas mágicas escritas en el libro de magia islandés Galdrabók donde se le mencionaba por su eficacia para conjurar trasgos y tener el poder sobre ellos. Por otra parte describe su poder de hacer palingenesia y crear homúnculos.

PD: Después de una ardua búsqueda en la Biblioteca Nacional, Internet, y la ayuda generosa de otras Bibliotecas universitarias como la de Göttingen, la de la Universidad Carlos III, Universidad de Miskatonic, Universidad de Lomonosov y la Sorbona II, he hallado algunos escasos datos modernos sobre el libro de los mineros y los trascribo abajo.4

– 1823. Mencionado en una de sus cartas por Domingo del Monte (Centón Epistolario de Domingo del Monte) como uno de los libros raros escritos en caracteres rúnicos que tenía en su biblioteca de su mansión de La Habana, en la carta menciona que su padre, Leonardo del Monte y Medrano, Oidor de la Real Audiencia de Santiago de Cuba, lo adquirió en una subasta pública, después de la ejecución de su dueño en la Plaza de Armas, un criollo acusado por la Inquisición de prácticas demoniacas de Vudú y Palo Monte. La biblioteca fue destruida por los voluntarios españoles como venganza durante la guerra de independencia. Según Domingo del Monte existía otro ejemplar muy deteriorado en el Seminario Conciliar de San Basilio de Magno5. Es desconocido su paradero.

-1920. Halladas fórmulas mágicas en un folleto hallado en poder de Fanny Kaplan, terrorista anarquista que le disparó a Lenin balas envenenadas con cianuro. Kaplan fue detenida por la Cheka y llevada a Lubianka donde fue horriblemente torturada, pero según Malkov 6 cuando le sacaban las uñas con una pinza y le quemaban el rostro con vitriolo lo único que hacía era reírse, con un risa demente, sacrílega, que “se escuchaba nefasta en los sótanos de la Lubianka, como si estuviera poseída por otro ser que disfrutara con las tormentos”. En el folleto se hallaron constantes alusiones al Libro de los Mineros. El fascículo debe estar en los antiguos archivos de la antigua KGB.

En la actualidad se conoce que había un códice escrito en cirílico arcaico en la Biblioteca especializada del Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa, donado por el Instituto de Minas de San Petersburgo y perdido en la actualidad. Se sabe que hay otro ejemplar en la Biblioteca de la Universidad Estatal de Lomonosov y se rumora que un tercero está en la universidad de Harvard, en la Biblioteca Houghton, un Codex donado por Cotton Mather.
He enviado cartas a estas instituciones para poder precisar la fecha e idioma en que están escritos sus manuscritos o incunables, para compararlo con el nuestro y no he recibido respuesta.

El códice de nuestra biblioteca estaba encuadernado en piel claroscura y los pergaminos estaban cosidos con algún hilo de color verde pálido. Formaban tres cuadernos. El primero tenía restos de adornos dorados en su portada; el segundo aún conservaba bajos relieves de marfil y el tercero solo la piel de vaca. Están escritos por ambas partes. Las miniaturas que los ilustran mostraban imágenes de espantosas carnicerías y varias recetas que ayudaban contra el mal de ojo, los dolores en los embarazos, y la creación de filtros para enlazar amorosamente a mujeres y hombres e invocaciones a demonios. Afortunadamente, pude copiar algunas la vez que lo pude consultar antes de su evidente robo. Estas fórmulas mágicas me las ha traducido al castellano un eslavista y poliglota amigo mío.

He hallado similitudes en las invocaciones con los cantos a los muertos en el texto egipcio Libro de la Salida al Día, conocido comúnmente como Libro de los muertos. Soy agnóstico, pero tengo un sumo interés científico en estas rimas.

Me he decidido, hoy probaré invocar a un demonio menor, uno de los efrits, como se les denominaba en las religiones preislámicas. Será interesante ver mi fracaso.

Notas

1 Estas páginas son fragmentos de una especie de bloc de notas o diario de campo del profesor de antropología comparada Dr. V. Ruiz de la Vega. Hallado en su cuarto después de su suicidio en extrañas circunstancias. Estaba medio quemado, por lo que poco pudo recuperarse. El resto de las notas a pie de página son de su propia mano.
2 Este título ha sido traducido del ruso antiguo de la portada del incunable xilográfico al que se hace referencia y que estaba situado en la Sección de Libros de Donación del Campo Socialista en la Biblioteca del Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa. (nota manuscrita al borde de la hoja por el autor, de ahora en adelante todas las referencias a pie de página tienen este origen).
3 Escrito en castellano antiguo.
4 Actualmente está extraviado el original que estaba en la Biblioteca de la Universidad de Moa. Las bibliotecarias enfatizan en que este nunca existió, pese a estar asentado sus datos en las fichas bibliográficas.
5 Negado por el arzobispo de la archidiócesis de Santiago de Cuba, Monseñor D. Guillermo García Ibáñez.
6 Comandante del Kremlin en 1918, Coronel de la KGB, V. Malkov, ejecutor de Kaplan.

Del Autor:

Víctor Hugo Pérez Gallo, escritor cubano de ciencia ficción

Víctor Hugo Pérez Gallo, escritor cubano de ciencia ficción

Doctor en Ciencias Sociológicas y graduado del Centro de Formación Literaria “Onelio Jorge Cardoso”. Ha recibido numerosos premios y reconocimientos por su obra, tales como el Premio de Cuento Escalera de Papel en el 2000; Premio NEXUS de cuento fantástico en 2003; Premio de Cuento Corto Miniatura en el 2003; Beca de Creación Sigfredo Álvarez Conesa en el 2007; Premio de Cuento de Ciencia Ficción Oscar Hurtado en el 2010; Premio Mejor Autor Novel, Santiago de Cuba 2012; Premio de Novela Fantástica Hydra, en el 2013; Premio Eduardo Kovalinker de Cuento en el 2014. Tiene publicado el libro de cuentos La Eternidad y el Peligro de Morir (La Luz, 2011) y la novela ucrónica Los Endemoniados de Yaguaramas, Editorial Abril (2014). Dirige un taller literario con adolescentes que viven en las montañas, en la comunidad de Farallones y otro en la Universidad de Moa. Forma parte de la Asociación Hermanos Saínz (AHS). Miembro de la Red Mundial de Escritores en Lengua Española.

Tomado de Cubaliteraria.cu

1 comentario

    • Fred Danilo on 12 agosto, 2015 at 12:21 AM
    • Responder

    Buena prosa, buena historia. A esto le llamo “delirus escritus” buena enfermedad para quien sabe aprovecharse de estas fiebres que a pocos hombres han de dotar de esa magia.

Deja un comentario

Your email address will not be published.